La primera planta de producción de harina de mosca de Latinoamérica se inauguró en Ecuador

Una idea revolucionaria ha impresionado a las masas, se trata de la producción de harina de insecto (mosca), como alimento, esta novedosa proyección fue tomada de países como Italia y Francia, la cual debido a contenido nutricional además de poder ser utilizada en Abono.

A partir de la mosca Hermetia Illucens (conocida como soldado negro). Su producto tiene contenido nutricional superior al de la harina de pescado, de modo que revolucionaría el modelo de alimentación animal.

“En la agricultura, todo se ocupa”

Con esta premisa se busca expandir el negocio autosostenible y rentable que es la producción de harina de mosca

La tarde de este miércoles 1 de diciembre se inauguró, de manera oficial, la primera planta de producción de harina de proteína y abono de insecto en Latinoamérica. Bioconversión S. A. criará a la mosca Hermetia Illucens, conocida como soldado negro, en sus instalaciones ubicadas en la Escuela Superior Politécnica (Espol), en Ecuador.

Bioconversión tendrá la capacidad de producir 14,500 toneladas de materia orgánica al año, que se convertirán en 1,200 toneladas de harina de proteína de insecto y 5,000 toneladas de abono orgánico.

Bioconversión será el primer operador de la Zona Especial de Desarrollo Económico (ZEDE) de la Espol. La harina a base de esta mosca tiene un alto contenido nutricional (45 % proteína y 26 % grasas) y puede ser utilizada para la alimentación de animales como mascotas o ganado.

Mauricio Laniado:

“En los próximos 10 años la harina de insecto puede ser una industria que genere hasta $ 160 millones al año”

Este producto, además, promoverá la economía circular, pues se aprovechan los residuos orgánicos de la agroindustria para alimentar a las larvas de la mosca. También se convierte en una alternativa sustentable a las tradicionales fuentes de proteína como la harina de pescado y de vegetales. En tanto, el abono se puede utilizar en plantaciones como las de banano.

La planta tiene 2.700 metros cuadrados y procesará 1.200 toneladas métricas de harina y 5.000 de abono. La inversión total de este proyecto llegará a los $ 2,5 millones al finalizar el año.

Mauricio Laniado, de Bioconversión, afirmó que con esta planta se inaugura una industria totalmente nueva en el país: “Las inversiones en economía circular es el camino y por eso hemos apostado por este proyecto”.

En cambio, Sergio Flores, de ZEDE, indicó que esta planta es un proyecto “insigne”, ya que tiene un componente de innovación y que tiene el apoyo de la academia. “Hay que impulsar el desarrollo con innovación para generar empleo y riqueza”.

Como conclusión, la creciente industria alimentaria busca alternativas más económicas y que sigan manteniendo calidad y mantener su alta producción con actividades rentables, y de bajo costo. ¿Sabías que en Chavez Solutions, se está buscando incorporar dentro de sus análisis este tipo de ideas innovadoras?

¿Quién pudo haber imaginado que comer moscas es nuestro futuro?

EL UNIVERSO, 1 de diciembre, 2021 – 18h20

Abrir chat