Salvavidas prodigiosas

Salvavidas prodigiosas

Las vacunas anticovid pretenden producir a mediano o largo plazo inmunidad contra el virus. Las estrategias para su fabricación son cuatro: inyección de fragmentos pequeños de material genético viral que no enferma; vectores virales, para lo cual se utilizan virus modificados o atenuados para no enfermar; coronavirus cultivados en riñones de monos e inactivados por procesos químicos (expuestos a beta-propiolactona), e inyección de subunidades de virus, o proteínas específicas del covid-19.

“El 96% de nuevos casos de covid se presentan en población no vacunada; menos del 5% de vacunados que se contagian tienen una presentación clínica de preocupación”.

Las vacunas activan el sistema inmune. La primera línea de combate al virus es la producción de anticuerpos, o inmunidad humoral. Cuando entra el ARN o ADN viral, la proteína S o espiga del virus, o el propio virus atenuado, a través de la inoculación, se inicia el combate por anticuerpos.

En un siguiente nivel de reacción, se generarán células específicas de inmunidad, unos glóbulos blancos llamados linfocitos tipo B y T, que son, en definitiva, los que desarrollarán la memoria del sistema inmune, que estará entrenado para cuando entre el virus al organismo y lo destruya.

Analizando los datos disponibles de vacunación (43% de vacunados mundiales) y los resultados en la baja de enfermedad, la importante conclusión es que cualquier vacuna que sea inoculada es la mejor opción para protegerse de la enfermedad, así como de hospitalización y muerte.

Todas las vacunas han mostrado ser efectivas, aunque existen diferencias personales y aún poblacionales en la producción de anticuerpos contra el virus.

La mayoría de personas incrementan considerablemente sus anticuerpos luego de la vacuna, mientras que pocos lo hacen a pequeña escala. Estas diferencias están originadas en las firmas genéticas de cada individuo, en los genes de inmunidad, de respuesta inmunitaria y genes de vulnerabilidad a la propia covid.

Las nuevas variantes del covid-19 han puesto en jaque a las vacunas. La Delta, la Mu, o cualquier otra que aparezca, posiblemente evadan al sistema de inmunidad, incluso en un reducido grupo de personas vacunadas.

Bibliografía

https://www.elcomercio.com/actualidad/vacunas-salvavidas-prodigiosas-covid-19.html