Las cicatrices que deja en el planeta la insaciable sed de material de la humanidad

Ilustración 1 Mina Carajas, Brasil, mina de hierro más grande del planeta

Cuando excavamos para extraer un metal preciso, un combustible carbonífero o un mineral antiguo, extraemos un capítulo antiguo de otra época.

Tardan millones de años en asentarse o cristalizar, pero toma solo unos momentos en ser eliminados con maquinarias y explosivos.

Desde que los humanos descubrieron las riquezas existentes que se encuentran en el suelo bajo nuestros pies, hemos excavado para conseguirlas. La minería hace posible casi todos los aspectos de la vida moderna y, a menudo, los efectos en el mundo natural nos parecen muy lejanos.

El solo ver el impacto visual de una mina podría cambiar sutilmente como pensamos acerca de nuestras posesiones.

Incluso estas palabras están llegando a ti a través de materiales geológicos: detrás de tu pantalla, enredados en componentes electrónicos, hay metales que alguna vez estuvieron encerrados durante milenios dentro de una roca.

Y en algún lugar del mundo de este momento, nuestro deseo de tener más y más de esta tecnología está impulsando búsquedas subterráneas cada vez más profundas y amplias de esos recursos.

Si los minerales antiguos que codiciamos son el pasado condensado, entonces, lamentablemente, lo que nos espera es un futuro lleno de cicatrices.

A continuación, analizamos las innumerables formas en que la minería ha transformado la superficie de la Tierra, desde las llamativas y antinaturales tonalidades de los “estanques de relaves mineros” hasta los paisajes a cielo descubierto que parecen las huellas dactilares de la humanidad misma.

Las cicatrices que deja en el planeta la insaciable sed material de la humanidad – BBC News Mundo

https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-56445706