Buscando cómo extraer dióxido de carbono del aire.

Científicos están investigando una gama de tecnologías que esperan poder capturar una gran cantidad de carbono a bajo costo.

Naciones de todo el mundo han acordado limitar las emisiones de dióxido de carbono con la esperanza de evitar que el calentamiento global sobrepase los 2 grados Celsius para el 2100. Pero los países no lograrán alcanzar sus metas a la velocidad que van. Para limitar el calentamiento, las naciones también necesitarán remover físicamente el carbono de la atmósfera. Y para hacer eso, tendrán que desplegar la “tecnología de emisiones negativas”  unas técnicas que depuran el CO2 del aire.

• Mejorar la meteorización con la agricultura.


La superficie de la Tierra elimina naturalmente el dióxido de carbono de la atmósfera a través de la descomposición química de las rocas, pero el fenómeno ocurre muy lentamente. Los científicos han propuesto acelerar este proceso —que se llama “meteorización”— con la intervención del hombre. En la conferencia AGU, David Beerling, director del Centro Leverhulme para la Mitigación del Cambio Climático, explicó una técnica agrícola que podría acelerar la meteorización y, teóricamente, beneficiar a los cultivos .

En este método, los agricultores aplicarían a sus tierras rocas de silicato finamente trituradas. Las raíces de los cultivos y los hongos en el suelo aceleraría la descomposición química y física de las rocas de silicato y, al mismo tiempo, el dióxido de carbono sería arrastrado desde el aire hacia el suelo debido a una reacción química que ocurre como parte del proceso de meteorización.


Además de la captura de dióxido de carbono, las rocas erosionadas liberan nutrientes valiosos como el fósforo y el potasio en el suelo, lo que ayudaría a los cultivos a crecer. Las rocas también proporcionarán plantas con sílice, lo que, según Beerling, podría ayudarlas a construir células más fuertes para defenderse mejor de las plagas. “Se podría reducir el uso de fertilizantes y pesticidas, lo que reduciría el costo para los agricultores”.

La meteorización mejorada también puede ayudar con la acidificación del océano, de acuerdo con Beerling, parte del dióxido de carbono capturado permanece en el suelo, pero otra gran parte de él sería liberado en el océano como un compuesto llamado bicarbonato. El bicarbonato es una base, lo que significa que podría equilibrarlos.

Sin embargo, esta técnica tiene grandes inconvenientes. Los investigadores son escépticos del método porque costaría mucho moler y transportar rocas, y ambos pasos requerirían mucha energía, que podría generar más emisiones.

• Captura de carbono con energía térmica del océano.


Una técnica diferente de emisiones negativas se aprovecharía de las grandes diferencias de temperatura del océano: la conversión de energía térmica del océano. En este enfoque, el agua fría es bombeada desde la profundidad del océano hasta la superficie más caliente, la diferencia de temperatura se utiliza para generar electricidad. Los investigadores ya han demostrado la técnica a pequeña escala. Ahora, Greg Rau, de la Universidad de California en Santa Cruz, quiere combinarlo junto con una reacción química que absorbe el dióxido de carbono del aire en la superficie del océano y genera hidrógeno al mismo tiempo.

La reacción sería útil de varias maneras: capturaría el CO2 y convertiría la electricidad generada térmicamente en una forma de energía —hidrógeno— que podría ser transportada por un tanquero a tierra desde el mar y al igual que el método de meteorización mejorada, este enfoque convertiría el CO2 en bicarbonato que podría penetrar en el océano, ayudando a contrarrestar la acidificación. Rau también ha propuesto modificar el sistema de energía térmica del océano para evitar cualquier liberación de CO2 que pudiese ocurrir cuando el agua del océano profundo es bombeada a la superficie.

• Bio-Energía con captura y almacenamiento de carbono.


Una de las tecnologías de emisiones negativas más desarrolladas se conoce como bioenergía con captura y almacenamiento de carbono, o BECCS, por sus siglas en inglés. El proceso implica el crecimiento de árboles y plantas como el pasto varilla (es una especie de planta herbácea perteneciente a la familia de las poáceas) que absorben el dióxido de carbono a medida que estas crecen, quemándolos para obtener energía en las centrales eléctricas y luego se capturan y almacenan el dióxido de carbono liberado durante la quema la cual genera energía y elimina el carbono del aire. La captura y el almacenamiento se haría poniendo un filtro en la chimenea, comprimiendo el CO2, y luego inyectándolo bajo tierra.
Existen otras estrategias de emisiones negativas las principales son las que han recibido más atención, como la captura directa de CO2 desde el aire con grandes paneles recubiertos con químicos y la restauración de bosques para que más árboles puedan absorber más CO2. También hay ideas menos conocidas, como el uso de madera para construir hogares y oficinas, de modo que el dióxido de carbono esté encerrado en las paredes de los edificios. Sin embargo, ninguna de las tecnologías hasta ahora ha demostrado ser viable y rentable en la escala que se necesita.

CHAVEZSOLUTIONS AMBIENTALES,

Contribuye en la concientización de hacer un uso racional de los recursos y servicios que ofrece el medio ambiente, adoptando conductas de mejoramiento en el cuidado y la calidad de vida.

Redactado por: Dr. Carlos Flores.

Fuente:https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/buscando-como-extraer-dioxido-de-carbono-del-aire/

Más noticias ambientales del Ecuador que debes leer

Laboratorio ambiental del Ecuador: Chavezsolutions